REPAQ

CÓMO DEMOSTRAR EL ORIGEN DE PLASTICO RECICLADO POST CONSUMO EN ENVASES

20.09.2022
Compartir en

Estrategias para la desgravación del impuesto al plástico y para la aplicación de las bonificaciones por ecomodulación.

La presión legislativa y la demanda del entorno hacia una economía circular ponen al sector del envase y embalaje en el punto de mira. Por ejemplo, el borrador del Real Decreto de residuos de envases, cuya publicación se prevé para el último trimestre del año, ya contempla aspectos relacionados con el marcado de envases de plástico respecto a su reciclabilidad y al contenido de material reciclado.

Así, incorporar plástico reciclado e indicar el porcentaje de reciclabilidad de nuestro envase permitirá, por un lado, al envasador la bonificación según nuevos criterios de ecomodulación, y por otro lado, al fabricante del envase la desgravación del impuesto al plástico aplicable a partir de enero del 2023 tal como establece la Ley de Residuos y Suelos contaminados. Como consecuencia, se promueve claramente el uso de plástico reciclado, pero ¿cómo demostramos el origen de plástico reciclado posconsumo? ¿cómo se garantiza la cantidad de plástico reciclado incluida en el envase?

A continuación, te damos las claves para poder garantizar el origen del plástico reciclado y su porcentaje en el envase, fundamental para que el envasador pueda aplicarse las bonificaciones previstas y para que el transformador del plástico pueda desgravar la parte proporcional de reciclado en el impuesto al plástico.

¿QUÉ CERTIFICACIONES EXISTEN?

Los sistemas para garantizar el origen del material plástico incorporado en el envase se basan en la trazabilidad de la cadena de suministro. Por tanto, cada eslabón de la cadena hasta la fabricación del envase final debe estar certificado. A continuación, se muestra un ejemplo de cadena de distribución con diversas certificaciones de cadena de custodia que permitirían el etiquetado de fuente de plástico sostenible (reciclado posconsumo) en el producto final:

Por un lado, existen sistemas de certificación de plantas de reciclado como EuCertPlast. Esta certificación se basa en la norma “EN 15343:2007 Plástico. Plástico Reciclado. Trazabilidad y evaluación de conformidad del reciclado de plásticos y contenido en reciclado”.

Por otro lado, son varios los sistemas de certificación del control de utilización de plásticos provenientes de reciclado posconsumo en la industria química. Éstas aseguran la trazabilidad del material a lo largo de toda la cadena de valor, desde la obtención de materias primas hasta la fabricación del envase en cuestión.

Certificaciones como ISCC Plus , aseguran que cada elemento de toda la cadena está certificado (certificación de la cadena de custodia), lo que permite etiquetar el envase con transparencia alegando el material reciclado que contiene dicho envase o incluyendo información sobre su reciclabilidad.

La certificación de la cadena de custodia garantiza que las fuentes de obtención de materia prima son sostenibles. Los diferentes flujos de residuos son evaluados por un auditor para garantizar que no se producen o contaminan de forma intencionada para ser considerados residuos.

Por ejemplo, certificaciones como la de Ecosense, aseguran que los materiales reciclados utilizados en los procesos de fabricación de lámina y/o bandeja (monocapa o multicapa), escama de PET reciclada proceden de procesos de deslaminado de residuos postindustrial y postconsumo multicapa. 

¿QUÉ APORTA UNA CERTIFICACIÓN?

Una certificación aporta confianza a toda la cadena de suministro, ya que es una demostración imparcial, consistente y competente del cumplimiento de los requisitos especificados por un organismo de certificación.

Además, utilizando material reciclado certificado conseguimos:

  • Evitar la utilización de recursos no renovables (y, por tanto, finitos).
  • Apoyo a una economía sostenible.
  • Producción sostenible.
  • Incrementar el valor añadido de tu envase/producto.
  • Poder aplicar las ecomodulaciones previstas para el envasador y la desgravación del impuesto al plástico al fabricante del envase.

La sostenibilidad está ligada con la producción y comercialización y las compañías deben ser transparentes en los productos que ofrecen al mercado.

Aunque el mejor residuo es el que no se genera (residuo 0) debemos seguir investigando para obtener envases realmente sostenibles. Las denominaciones de “envase verde” o “packaging ecológico” han quedado atrás y tanto consumidores como administración piden resultados basados en la realidad, cuantificables y demostrables.

¿Quieres incorporar plástico reciclado en tus envases para desgravar el impuesto al plástico? ¿Te interesa que tus envases cumplan con los criterios de bonificación por ecomodulación? En Repaq somos expertos para realizar el asesoramiento que tus productos y/o envases necesitan. ¡Contacta con nosotros!

Top