Top
Compartir:

El sector del gran consumo está siempre en constante evolución. El hecho de que sea uno de los más competitivos, obliga a hacer constantes esfuerzos en innovación para diferenciarse de la competencia y, en muchos casos, simplemente sobrevivir. Para obtener esta innovación o más información de cómo conseguirla, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Sin embargo, es posible que ahora estemos en uno de los momentos más intensos con diferencia desde este punto de vista. A esa tradicional “competitividad” se han unido ahora dos fenómenos que hacen muy probable que en pocos años veamos “revoluciones” totalmente implantadas que, a algunos, ahora pueden parecerles poco más que “ciencia ficción”. 

Estos dos fenómenos van de la mano uno del otro y son, por un lado, un cambio profundo en:

  • Los hábitos de compra
  • Transporte
  • Almacenaje
  • Consumo de los clientes

y, por otro, una revolución tecnológica, comparable quizás en intensidad a otras que ha habido anteriormente, pero que está sucediendo con una rapidez realmente difícil de asumir.

Al mismo tiempo, hay que decir que, en la mayor parte de los casos, la innovación no está viniendo de la mano de los productos que consumimos.

Estamos convencidos que podríamos encontrar algunos ejemplos de productos muy innovadores, pero en su mayoría, no se diferencian demasiado de los que consumíamos hace 10 o 20 años sino del modo en que los consumimos.

¿Qué es lo que está cambiando o va a cambiar en gran consumo?

Pues, como algunos lectores ya habrán adivinado las grandes revoluciones están llegando de la mano del packaging.

Los cambios de hábitos del cliente y tecnológicos están llevando a que todas las grandes compañías del mundo del consumo se orienten a 4 aspectos especialmente:

  1. Una estrategia de “Omnicanalidad”, dentro de la cual se incluye por supuesto el e-commerce
  2. Una necesidad de asegurar, de garantizar, que los productos sean 100% saludables y también sostenibles social y medioambientalmente a lo largo de toda la cadena de suministro
  3. A un nuevo tipo de segmentación, que no atiende tanto al perfil sociodemográfico del cliente, como a sus hábitos de compra, transporte, almacenamiento y consumo, incluyendo el reciclaje posterior.
  4. Una clara orientación a un consumo de “conveniencia”. Los clientes quieren comodidad, incluso cuando desean ser ellos mismos los que se preparan la comida.

Hoy por hoy prácticamente todo el mundo tiene claro que la innovación en este contexto va a venir principalmente a través del Packaging. Son tantos los factores que pueden afectar al Packaging, que crear esta innovación sin asesoramiento profesional, cada vez se hace más complicado. Por esa razón la mayora de empresas, grandes y pequeñas incluyen a profesionales del sector para que les den un asesoramiento, RepaQ sería un ejemplo que cubre todas las áreas, 360 º.

Definitivamente es, y va a seguir siendo, el principal protagonista de la innovación en este mercado de gran consumo, en el que los cambios de hábitos y tecnológicos van a seguir produciéndose. Incluso algunas veces en líneas difíciles de predecir hoy en día.